La Nacional, diario de Chile: ” El libro de los susurros es bellisimo, un gesto estético superior, sublime”

La Nacion este unul dintre cele mai vechi publicatii din Chile, cu o vechime de aproape un secol. In numarul sau din 9 mai 2011, sub semnatura lui Marco Antonio de la Parra, cotidianul La Nacional publica urmatoarea recenzie:

Leyendo EL LIBRO DE LOS SUSURROS de Varujan Vosganian, un autor contemporáneo armenio, de prosa poética inflamable, de dulce y tierna remembranza de su pueblo, recorrida la historia de su sangre desde el genocidio a manos del Imperio Otomano, la suerte corrida con los nazis y finalmente el exterminio estalinista hasta el exilio en los Estados Unidos.

La belleza de su narrativa es abismante y tiene algo de esas tierras, de esos pueblos, relatados entre susurros, con figuras simbólicas delicadas, con una imagen de la conversación y el café como el gran territorio donde se intercambia la vida en la sobremesa, donde los mitos y sueños huelen bien y el molido es al instante y el sabor evocador y estimulante de esa voz en susurros.

Sorprende el título tan similar al de una obra del historiador Orlando Figes, LOS QUE SUSURRAN, reconstrucción de la pequeña historia del régimen de Stalin, de cómo era la vida cotidiana, de cómo se luchaba y se sobrevivía y se traicionaba a los más queridos y se defendía lo más preciado y la vida no valía nada y cualquiera podía ser el delator y cualquiera el delatado. Todo eso a través de cartas, apuntes, diarios de vida. Un libro sutil y delicado, terrible en su contenido, que no tiene la ambición literaria de Vosganian en su extraordinaria novela pero igualmente aprieta el corazón, seca la boca, deja impresionado, marca huellas que no se olvidan ni deben olvidarse. Pascua católica, Pascua judía, pueblos que revisan sus heridas, tan cerca el trabajo con amigas y amigos sobre la tarea de la Fundación Memoria Viva, rescatar la memoria del holocausto judío en Chile, de los sobrevivientes de esa fuga que se instalaron aquí y que aún pueden dar testimonio antes que llegue la confusión y el olvido a enredar todos los genocidios, todas las persecuciones, a creer que si uno detesta el mal es de izquierda o es de derecha, si uno no concibe los exterminios es inevitablemente un enemigo de algún lado duro que ocultamos.

Han rescatado archivos y ubicado 250 de 10 mil que llegaron a Chile después de 1933. Han entrevistado a 70 y ese material es ya una novela. Desde entonces 15 han muerto y otros tantos no están en condiciones de dar testimonio. La memoria es frágil, es leve, es fugaz, se va, la memoria al mismo tiempo es la luz, es el amor, es el nombre que se puede perder si no lo cuidamos, si no seguimos esa huella amorosa de contar una y otra vez nuestras historias.

El libro de Varujan Vosganian es bellísimo, por terribles que sean sus escenas. Convierte lo maldito en un gesto estético superior, sublime. Su diáfana mirada coincide con el trabajo de un cineasta turco con quien comparten un mundo que fue de guerra. Hablo de la trilogía de Yusuf y sobre todo de MIEL de Kaplanógli.La primera parte de la trilogía, HUEVO, ganó un premio en Valdivia y no la vió nadie más en Chile que los valdivianos. La tercera parte, MIEL, ganó el Oso de Oro en Berlín el 2009. Perseguible en la web, inolvidable. Mientras llega el libro, conseguirse la película. Mientras se escribe la más bella y terrible novela de nuestro país, siempre lo bello es terrible como decía Rilke, MIEL y su sabor agridulce para esperar el libro de este maestro armenio que es Varujan Vosganian. Duele de emoción leerlo. Se agradece.

Comentariul poate fi accesat pe adresa http://www.lanacion.cl/noticias/site/edic/2011_05_11_1/port/opinion.html

Foto: Santiago de Chile